2.6. Fructosa

Es un azúcar sencillo encontrado en multitud de frutas y verduras de forma natural, aunque también se utiliza como edulcorante en la industria alimentaria, bien de forma aislada o bien formando parte de la sacarosa, por lo que la encontraremos en refrescos y otras bebidas, bollería y pastelería, como ingrediente en infinidad de productos ultraprocesados (salsas, comidas elaboradas, snacks, gominolas…).

Por esto es tan importante mejorar la calidad de nuestra dieta antes de hacer una dieta baja en fodmap 🡪 la cantidad de azúcar contenida en unas galletas o un refresco será mucho mayor que la encontrada de forma natural en frutas y verduras, por lo que es la base por donde empezar a trabajar cambios.

Además, si nuestro intestino tiene una capacidad limitada para asimilar fructosa… ¿no será mejor alcanzar esa cantidad con alimentos saludables que con azúcar añadido? 

Como veremos en la segunda parte del curso, el efecto acumulativo es determinante en la tolerancia diaria de fructosa, así que, si ya desde el desayuno estamos metiendo azúcar en forma de bollería o agregándolo al café, es bastante probable que no seamos capaces de tolerar más adelante la ingesta de un simple puñado de arándanos.

Su absorción intestinal es lenta y, como se puede observar, se asimila mejor en compañía de pequeñas cantidades de glucosa, por eso hablamos de “fructosa en exceso” y no de fructosa como tal.

*Friendly reminder: aunque hemos podido ver en el video que la glucosa puede favorecer la absorción de fructosa en cierta medida, la ingesta elevada de glucosa no es la solución a todo → nuestro intestino tiene una capacidad de absorción limitada por comida, por lo que las recomendaciones en esta dieta estarán encaminadas a disminuir la presencia de fructosa por comida hasta límites comúnmente tolerados (aunque la tolerancia individual varía mucho).

Algunas personas carecen de los transportadores necesarios para asimilar la fructosa, bien sea por resecciones intestinales o por cierto grado de inflamación (o sí los tienen, pero su tránsito intestinal es muy rápido y no la asimilan adecuadamente), por lo que se producen los síntomas digestivos asociados

Y… ¿la malabsorción de fructosa es para siempre? ¡Si yo nunca he tenido problemas con la fruta!

Si recientemente has sufrido alguna situación que pudiera afectar a tu intestino, es muy probable que actualmente hayas desarrollado cierto grado de malabsorción de fructosa. Pero, ¡tenemos buenas noticias para ti! Si trabajamos en mejorar el problema que nos produjo inflamación intestinal y paralelamente vamos adaptando la dieta a cada etapa, es probable que con el tiempo volvamos a tolerar muchos de los alimentos que ahora mismo no conseguimos digerir. 😊 

Como se ha comentado en el vídeo, los transportadores de fructosa se expresarán (es decir, aparecerán y funcionarán llevando a cabo de absorción de fructosa) en presencia de la misma. 

Por ello es importante no alargar más de lo necesario la retirada de fructosa de la dieta, ya que cuanto más tiempo estemos con dietas extremadamente restrictivas en fructosa, más trabajo nos costará volver a incluirla en nuestra alimentación sin que nos provoque molestias (además, claro está, de los déficits asociados a la restricción prolongada de fructas y verduras de la dieta).

Una vez que llegue el momento de volver a incluir la fructosa en tu dieta, será importante que tu dietista y tú trabajéis juntas para determinar tu tolerancia actual a este azúcar y así buscar el equilibrio perfecto para ir ampliando poco a poco tu alimentación.

Inicia sesión para acceder a los cursos

Si no te apareciese la ventana de inicio de sesión, prueba a purgar la caché del explorador, o cámbialo para acceder.

Inserta tu Nombre de Usuario y Contraseña para acceder a los cursos